Gallinas & Focas, alta gastronomía y discapacidad intelectual en un restaurante único

Gallinas & Focas, alta gastronomía y discapacidad intelectual en un restaurante único
Enero 13, 2020 Redacción

Tiffany sirve platos en la sala y toma comandas. David prepara uno de los postres estrella, la torrija, en la cocina. Podría ser el día a día de un restaurante normal sino fuera porque los tres tienen discapacidad intelectual. Esto ocurre en Gallinas & Focas, un restaurante madrileño en el que se hace bandera de la diferencia, la solidaridad y la integración para dar forma a un proyecto en el que comer bien y colaborar con una causa de justicia social. Se definen como “el primer proyecto gastronómico de alta restauración inclusiva”. Pero, ¿quién está detrás de un proyecto tan singular como éste?

“Tras Gallinas & Focas está la Fundación Amás, con 43 años experiencia en la integración de personas con discapacidad intelectual. Tenemos distintos centros y muchos servicios y proyectos y la parte gastronómica ya formaba parte de nuestro ADN gracias a nuestra escuela de Hostelería y nuestro catering”, explica Óscar García, director general. Sin embargo, en Amás tenían la sensación de que con el catering faltaba a veces un poco más de visibilización en el trabajo que realizaban las personas con discapacidad intelectual.

Fue entonces cuando se cruzó en su camino la cocinera Pepa Muñoz que, en ese momento, se desprendía de su restaurante La Chamartina. “Nos dio la oportunidad de hacernos con el local, así que así pusimos en marcha el proyecto. Sin embargo, pronto nos dimos cuenta de que había que personalizarlo para aportar nuestro mensaje. Decidimos cambiarle el nombre”, explica García.

Gallinas & Focas

En Mallorca, unos compañeros de Amás habían creado el vino Gallinas & Focas y decidieron apostar por ese nombre. “Además, nos gustaba porque surgió en un brainstorming cuando una de las personas con las que trabajamos explicó que le parecía que el vino tenía que ser divertido y que había que llamarlo Gallinas & Focas porque las gallinas ríen y las focas aplauden”.

La Fundación Amás cuenta con una escuela en Móstoles donde se capacita a estos jóvenes con diversidad funcional para que puedan desarrollar tareas en el restaurante, ya sea en cocina o en sala. “Actualmente hay 10 personas atendiendo en sala y una más en cocina”, cuenta García.

Fuente: Yahoo Vida y Estilo

Cadena de Valor, un nuevo concepto de Consultoría Social a empresas que quieren mejorar su impacto social realizando acciones en pro de la Discapacidad

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies